Mandragora

La planta llamada mandrágora confina con el reino animal,
porque grita cuando la arrancan; ese grito puede enloquecer
 a quienes lo escuchan. 

Pitágoras la llamó antropomorfa, el agrónomo latino Lucio
Columela, semi-homo, y Alberto Magno pudo escribir que las
mandrágoras figuran la humanidad, con la distinción de los
sexos. Antes, Plinio había dicho que la mandrágora blanca
es el macho y la negra es la hembra. 

También, que quienes la recogen trazan alrededor tres
círculos con la espada y miran al poniente; el olor de las
hojas es tan fuerte que suele dejar mudas a las personas.
Arrancarla era correr el albur de espantosas calamidades;
el último libro de la Guerra judía de Flavio.

Josefo nos aconseja recurrir a un perro adiestrado.
Arrancada la planta, el animal muere, pero las hojas sirven 

para fines narcóticos, mágicos y laxantes. 

La forma humana de las mandrágoras ha sugerido la superstición
que éstas crecen al pie de los patíbulos.

Mandrágora, en alemán, es Alraune, antes se dijo Alruna;
la palabra trae su origen de runa, que significó misterio, 

cosa escondida y se aplicó después a los caracteres del primer
alfabeto germánico. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: