leyendas

Tarasca

Tarasque

La Tarasca (del francés Tarasque, y éste del topónimo de la localidad de Tarascon, en Ariege, Francia) es una criatura mitológica cuyo origen se encuentra en una leyenda sobre Santa Marta. Según cuenta la leyenda, esta criatura habitaba en Tarascón, Provenza, y devastaba el territorio por doquier. Se describe como una especie de dragón con seis cortas patas parecidas a las de un oso, un torso similar al de un buey con un caparazón de tortuga a su espalda y una escamosa cola que terminaba en el aguijón de un escorpión. Su cabeza era descrita como la de un león con orejas de caballo y una desagradable expresión. El Rey de Tarascón había atacado sin éxito a La Tarasca con todas sus filas y su arsenal, pero Santa Marta encantó a la bestia con sus plegarias, y volvió a la ciudad con la bestia así domada. Los habitantes aterrorizados atacaron a la criatura al caer la noche, que murió allí mismo sin ofrecer resistencia. Entonces Santa Marta predicó un sermón a la gente y convirtió a muchos de ellos al cristianismo. En los juegos de rol, como Dungeons&Dragons, se suele escribir su nombre con dos erres: Tarrasque. Aquí se describe como algo parecido a un gigantesco alosaurio con caparazón, de 70 pies de largo y 50 de alto pesando unas 130 toneladas. Aparece como la más poderosa de las criaturas que un Dungeon Master (DM) puede poner en el camino de sus jugadores. Según el Manual de Monstruos de la versión 3.5 de D&D solamente un Titán o un Ángel Solar es más poderoso que la Tarasca. Una criatura similar puede verse en Starcraft. En este caso es la versión mejorada de un Ultralisco, que, una vez muerto, resucitará una y otra vez a menos que se acabe con el cerebrado que lo ha engendrado.

Nuckelavee

Nuckelavee

Nuckelavee (o Nuckalavee) es una criatura del folclore del Norte. Es el más horrible de todos los elfos de Escocia. Vive principalmente en el mar, pero también se hace responsable de las cosechas arruinadas, las epidemias, y la sequía. Su respiración puede enfermar los cultivos y el ganado.

Se parece a un centauro, tiene una enorme boca abierta y generalmente un solo ojo gigante, que arde con una llama roja. El detalle más horrible de su aspecto es el hecho de que no tiene piel, por lo que son visibles los cursos de sus venas y arterias, así como sus potentes ligamentos y músculos. El Nuckelavee tiene aversión al agua corriente, y los que son perseguidos por él sólo tienen que cruzar un arroyo para librarse de él.

Gigantes

gigante

En la mitología, los gigantes son criaturas humanoides de tamaño y fuerza prodigiosos, un tipo de monstruo legendario que aparece en historias de muy diferentes razas y culturas. Suelen ser violentos y se dice con frecuencia que comen humanos, especialmente niños. Otros, sin embargo, son simpáticos e inteligentes, como los gigantes de Oscar Wilde. La diferencia de tamaño ha sido una forma de enfatizar la importancia de ciertos personajes o para denostarlos como seres monstruosos aunque de forma humana. Abundan las referencias a gigantes en la mitología antigua. Los gigantes támbien figuran en gran cantidad de cuentos de hadas e historias folclóricas, como en Pulgarcito.

Trol

TROL-001

Un trol (del nórdico troll) es un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Su papel en los mitos cambia desde gigantes diabólicos ?similares a los ogros de los cuentos de hadas ingleses? hasta taimados salvajes más parecidos a hombres que viven bajo tierra en colinas o montículos, inclinados al robo y el rapto de humanos que, en el caso de los niños, eran sustituidos por otros cambiados. También se les puede llamar «gente de la colina» o «del montículo». En los cuentos de las islas Shetland y Orkney, los troles son llamados trowes. En los cuentos de hadas y leyendas, los troles son criaturas aterradoras. Particularmente en estos relatos aparecen con cualquier tamaño, variando éste desde el de los enanos hasta el de los gigantes. A menudo se les considera poco inteligentes (especialmente a los masculinos, pues las femeninas o trollkonor pueden ser bastante astutas), muy fuertes, de grandes narices, brazos largos, peludos y no muy hermosos (siendo de nuevo las féminas una excepción, al ser con frecuencia bastante atractivas). En los cuentos de hadas escandinavos los troles a veces se vuelven de piedra si les da la luz del sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: